Baliset

14 de julio de 2009

Camino a la Gloria: el desenlace último y final

Una vez más hemos vuelto para ofrecerles una de las historias más escalofriantes durante el transcurso del final de la liga Dune.

Aquí podemos hacernos una idea de los últimos pasos que dio el Duque tras su fracaso en la batalla por el planeta desierto

Es este el desenlace de un camino que debió haber llevado a un hombre a la gloria, pero no fue así.

Leámoslo todos juntos y recordemos ningún sueño se puede cumplir cuando todos juegan en tu contra.

29/05/20009

Mañana es la gran batalla final. Yo ya no tengo ninguna opción, pero todavía puedo impedir la tragedia.

Esta vez sí que los Harkonnen no pueden ganar. No he hablado con el resto, pero creo que todos coincidimos.

Esta noche parto de Caladan en busca de un nuevo hogar, ya que he decidido abandonar mi puesto.

30/05/20009

Finalmente he acabado en brazos de las Bene Gesserit. He de tener cuidado, gente ha
desaparecido aquí.

Sin ir más lejos, podríamos poner el ejemplo de Pablo, cuya desaparición fue bastante misteriosa, ya que se produjo cuando iba ganando, por lo que supongo que las Bene Gesserit buscan algo más.

31/05/20009

Aquí no estoy seguro. Las Bene Gesserit no perdonan una derrota. Ahora lo sé... eso fue lo que le pasó a Pablo.

He de buscar un nuevo grupo al que unirme. De algunos sabemos muy poco. Quizás me una a la Cofradía, que últimamente ha estado algo inactiva.

Al parecer su anterior líder Ortegaytor les dejó tocados y ni siquiera el portavoz del Landsraad, que se hizo cargo de ellos durante un tiempo, pudo salvarles.

Pero mejor que no hablemos del Landsraad. Son unos traidores, igual que el susodicho Ortegaytor.

------------------------------------------------------------------------------------------

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA: Al parecer el Duque Atreides fue visto en la fiesta celebrada por el Emperador Carlos. Parece ser que el Barón Harkonnen le prometió algo, que no cumplió...

1 comentario:

DanielGP dijo...

¿Pero quien ganó?
En cuanto a lo prometido por los Harkonnen, ya sabemos todos cuanto valor tiene la palabra dada.